CANCEROLOGIA INTEGRAL DEL SUR
Atención Médica de Vanguardia con Visión Humana

Cáncer de Riñón. Estructura del órgano

 



Los riñones son dos órganos grandes con forma de fríjol  que están situados fijamente en la pared trasera superior de la cavidad abdominal. Un riñón se encuentra justo al lado izquierdo y el otro al lado derecho de la columna vertebral. Las costillas inferiores protegen a los riñones.

La función principal de los riñones es filtrar la sangre y eliminar el exceso de agua, sal y materiales de desechos del cuerpo. Los materiales de desecho filtrados se concentran en la orina. La orina sale de los riñones a través de unos conductos largos y delgados llamados uréteres que se conectan a la vejiga. La orina fluye a través de los uréteres hasta la vejiga donde se almacena hasta que se orina.

Aunque nuestros riñones son importantes, en realidad necesitamos menos de un riñón completo para desempeñar todas las funciones importantes que se discutieron anteriormente. Algunas personas podrían no tener ningún riñón funcionando y sobreviven con la ayuda de un procedimiento médico llamado diálisis. La diálisis usa una máquina especialmente diseñada que actúa como un riñón real para filtrar la sangre.


 

Cáncer de Riñón. Factores de riesgo 

Fumar y el mal uso de ciertos medicamentos para el dolor puede influir en el riesgo de contraer cáncer de células renales.

Entre los factores de riesgo figuran los siguientes:

Fumar
El hábito de fumar aumenta el riesgo de cáncer renal. El riesgo aumentado parece estar relacionado con la cantidad de tabaco que usted fuma. El riesgo disminuye si usted deja de fumar, pero toma muchos años para alcanzar el nivel de una persona que nunca ha fumado.

Obesidad
Si usted tiene sobrepeso, tiene un riesgo mucho mayor de contraer cáncer de células renales. Algunos médicos piensan que la obesidad representa un 20% de probabilidad de las personas que contraen esta enfermedad. La obesidad podría causar algunos cambios en ciertas hormonas que pueden conducir al carcinoma de células renales.

Estilo de vida sedentario
Varios estudios han encontrado que las personas que no están activas tienen más probabilidad de contraer cáncer del riñón que las personas que hacen ejercicios regularmente.

Exposiciones ocupacionales
Muchos estudios sugieren que la exposición en el lugar de trabajo a ciertos químicos y sustancias aumenta el riesgo de carcinoma de células renales. Algunos de éstos son el asbesto y el cadmio (un tipo de metal).

Factores de riesgo genético y hereditario
Algunas personas heredan una tendencia a contraer ciertos tipos de cáncer. El ADN que usted hereda de sus padres podría tener ciertos cambios que son responsables de esta tendencia a contraer cáncer.

Antecedentes familiares
Las personas con fuertes antecedentes familiares de cáncer de células renales, particularmente en un hermano o hermana, tienen una probabilidad mucho más alta de contraer este cáncer.

Presión arterial alta
Esta condición también aumenta el riesgo de contraer cáncer renal. Las personas con alta presión arterial y obesidad pudieran tener un riesgo tres veces mayor al normal. A las personas con presión arterial alta usualmente se les administran medicamentos para tratarla, por lo que es difícil saber si el aumento en el riesgo es causado por la condición o los medicamentos.

Medicamentos
Algunos diuréticos (medicamentos utilizados para tratar la alta presión arterial y que hacen que el riñón expulse la sal y líquidos del cuerpo) también se han asociado con el carcinoma de células renales. No está claro si la causa del riesgo aumentado son los medicamentos o la enfermedad. Si usted necesita diuréticos, debe tomarlos. No debe evitar tomarlos para intentar reducir el riesgo de carcinoma de células renales.

Enfermedad del riñón
Si usted tiene una enfermedad avanzada del riñón y necesita diálisis, usted podría tener un mayor riesgo de padecer carcinoma de células renales. La diálisis es un tratamiento que se usa para liberar las toxinas de su cuerpo si sus riñones no funcionan correctamente.

Edad
La mayoría de los carcinomas de células renales ocurre en adultos entre los 50 y los 70 años de edad. Pocas veces se originan en niños y en adultos jóvenes.

Sexo
El cáncer de riñón se detecta aproximadamente dos veces más en los hombres que en las mujeres. Esto puede deberse a que los hombres tienen una mayor tendencia a ser fumadores y a estar expuestos en el trabajo a químicos que causan cáncer.

 


 

Cáncer de Riñón. Signos y síntomas 

Los signos que pueden indicar la posibilidad de cáncer de células renales incluyen tener sangre en la orina o un nódulo en el abdomen.

Estos y otros síntomas pueden obedecer al cáncer de células renales. Otras afecciones pueden ocasionar los mismos síntomas. En los primeros estadios (etapas) de la enfermedad, es posible que no haya ningún síntoma. Estos pueden aparecer a medida que el tumor crece. Se debe consultar con un médico si se presenta cualquiera de los problemas siguientes:

  • Sangre en la orina.
  • Masa en el abdomen.
  • Dolor a un costado, que no desaparece.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Anemia.

Cáncer de Riñón. Detección y diagnóstico 

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de células renales se utilizan pruebas que examinan el abdomen y los riñones.

Es posible que se usen las pruebas y procedimientos siguientes:

Examen físico
Examen del cuerpo para verificar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, antecedentes de enfermedades y tratamientos.

Estudios de sangre
Procedimiento mediante el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la misma por los órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad inusual (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora.

Análisis de orina
Prueba para determinar el color de la orina y su contenido, como azúcar, proteínas, glóbulos rojos y glóbulos blancos.

Prueba de la función del hígado
Procedimiento en el cual se examina una muestra de sangre para medir la cantidad de enzimas liberadas hacia la sangre por el hígado. Una cantidad anormal de una enzima puede ser un signo de que el cáncer se ha diseminado al hígado. Ciertas enfermedades que no son cáncer también pueden elevar las concentraciones de las enzimas hepáticas.

Pielografía intravenosa (PIV)
Serie de radiografías de los riñones, los uréteres y la vejiga para determinar si el cáncer se encuentra en estos órganos. Se inyecta un tinte de contraste en la vena. A medida que este medio de contraste se desplaza por los riñones, los uréteres y la vejiga, se toman radiografías para ver si hay alguna obstrucción.

Ecografía
Procedimiento en el cual se hacen rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en tejidos u órganos internos y se crean ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales en una pantalla.

Exploración por TC (exploración por TAC)
Procedimiento mediante el cual se toma una serie de fotografías detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta una tinción en una vena o se ingiere a fin de que los órganos o tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento se denomina también tomografía computada o tomografía axial computarizada.

IRM (Imagenología por resonancia magnética)
Procedimiento que utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se denomina Imagenología por Resonancia Magnética Nuclear (IRMN).

Biopsia
Extracción de células o tejidos realizada para que un patólogo los observe bajo un microscopio y determine la presencia de señales de cáncer. Para llevar a cabo una biopsia del cáncer de células renales, se inserta una aguja delgada en el tumor y se extrae una muestra de tejido.

 


 

Cáncer de Riñón. Clasificación por etapas 

Estadio I
En el estadio I, el tumor mide 7 centímetros o menos y se encuentra solo en el riñón.

Estadio II
En el estadio II, el tumor mide más de 7 centímetros y se encuentra solo en el riñón.

Estadio III
En el estadio III, el cáncer se encuentra:

  • En el riñón y en un ganglio linfático cercano.
  • En una glándula suprarrenal o en la capa de tejido graso que rodea al riñón, y puede encontrarse en un ganglio linfático cercano.
  • En los vasos sanguíneos principales del riñón y puede encontrarse en un ganglio linfático cercano.

Estadio IV
En el estadio IV, el cáncer se ha diseminado:

  • Más allá del tejido graso que rodea el riñón y se puede encontrar en un ganglio linfático cercano.
  • A dos ó más ganglios linfáticos cercanos.
  • A otros órganos, como los intestinos, el páncreas o los pulmones, y puede encontrarse en ganglios linfáticos cercanos.

 


 

Cáncer de Riñón. Tratamiento 


Se utilizan cinco tipos de tratamientos estándar.

Cirugía
Para tratar el cáncer de células renales suele utilizarse una operación que extirpa parte del riñón o todo el riñón. Se pueden usar los siguientes tipos de cirugía:

  • Nefrectomía parcial: procedimiento quirúrgico para extraer el cáncer de adentro del riñón y parte del tejido que lo rodea. Se puede realizar una nefrectomía parcial para evitar la pérdida de la función renal cuando el otro riñón está dañado o ya se ha extirpado.
  • Nefrectomía simple: procedimiento quirúrgico para extirpar solo el riñón.
  • Nefrectomía radical: procedimiento quirúrgico que extrae el riñón, la glándula suprarrenal, el tejido alrededor de ella y, por lo general, algunos ganglios linfáticos cercanos.

Una persona puede vivir con solo una parte de un riñón que funcione, pero si se sacan los dos riñones o si no están funcionando, la persona necesitará diálisis o hemodiálisis (procedimiento para limpiar la sangre valiéndose de una maquina exterior al cuerpo) o un trasplante de riñón (reemplazo con un riñón sano donado). Un trasplante de riñón puede hacerse cuando la enfermedad está solamente en el riñón y se puede encontrar un riñón donado. Si el paciente tiene que esperar hasta que se le done un riñón, se le da otro tratamiento según sea necesario.

Cuando no es posible operar para sacar el cáncer, se puede usar un tratamiento llamado embolización arterial para encoger el tumor. Se realiza una pequeña incisión y se inserta un catéter (tubo delgado) en el vaso sanguíneo principal que fluye hacia el riñón. A través de este catéter se inyectan en el vaso sanguíneo pequeños trozos de una esponja gelatinosa especial. Las esponjas impiden el flujo de la sangre al riñón y evitan que las células cancerosas reciban oxígeno y otras sustancias que necesitan para crecer.

Aunque el médico saque todo el cáncer que puede ver en el momento de la cirugía, algunos pacientes pueden recibir quimioterapia o radioterapia después de la operación para eliminar cualquier célula cancerosa que pueda haber quedado. El tratamiento que se da después de la operación para aumentar la probabilidad de que el paciente se cure se llama terapia adyuvante.

Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento contra el cáncer que usa rayos X de alta energía y otros tipos de radiación para eliminar las células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina afuera del cuerpo para enviar radiación hacia el cáncer. La radioterapia interna usa una sustancia radioactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca de él. La forma en la que se administra la radioterapia depende del tipo de cáncer que se está tratando y del estadio en que se encuentra.

Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento contra el cáncer que utiliza medicamentos para interrumpir el crecimiento de células cancerosas, ya sea mediante la eliminación de las células o evitando su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra en forma oral o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y afectan a células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional). La forma en la que se administra la quimioterapia depende del tipo de cáncer que se está tratando y del estadio en que se encuentra.

Terapia biológica
La terapia biológica es un tratamiento que estimula la capacidad del sistema inmunitario para combatir el cáncer. Se emplean sustancias producidas por el cuerpo o elaboradas en un laboratorio para estimular, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad. Este tratamiento se conoce también como bioterapia o inmunoterapia.

Terapia dirigida
La terapia dirigida utiliza fármacos y otras sustancias que pueden identificar y eliminar células cancerosas específicas sin dañar las células normales. La terapia antiangiogénica es un tipo de terapia dirigida que se puede usar para tratar el cáncer avanzado de células renales. Impiden que se formen vasos sanguíneos en un tumor.