CANCEROLOGIA INTEGRAL DEL SUR
Atención Médica de Vanguardia con Visión Humana

 

Cáncer de Recto. Estructura del órgano 

El recto forma parte del aparato digestivo. El aparato digestivo extrae y procesa los nutrientes (como las vitaminas, los minerales, los carbohidratos, las grasas, las proteínas y el agua) de los alimentos y guarda los desechos hasta que sean expulsados del cuerpo. El aparato digestivo está formado por el esófago, el estómago y los intestinos delgado y grueso. Los últimos 1.8 metros de intestino se denominan intestino grueso o colon, mientras que los últimos centímetros (1 cm.) constituyen el recto y el conducto anal. El conducto anal termina en el ano (abertura del recto a la parte exterior del cuerpo).


Cáncer de Recto. Cáncer de Recto 


El cáncer colorrectal es el que se origina en el colon o el recto. A estos cánceres se les puede llamar por separado cáncer de colon o cáncer de recto (rectal) dependiendo del lugar donde se origina. El cáncer de colon y el cáncer de recto comparten muchas características en común, por tal motivo se les relaciona frecuentemente.

El cáncer del recto es una enfermedad por la cual se forman células cancerosas (malignas) en los tejidos del recto.

El recto está compuesto por varias capas. El cáncer rectal se origina en la capa más interna y puede crecer a través de algunas o de todas las demás capas. Es importante saber algo sobre estas capas, ya que la etapa o estadio (extensión de la propagación) del cáncer rectal depende en gran medida de cuán profundo ha invadido estas capas.


Cáncer de Recto. Factores de riesgo 


Los siguientes son posibles factores de riesgo del cáncer del recto:

  • Tener 50 años de edad o más.
  • Historial familiar de cáncer del colon o del recto.
  • Historial personal de cáncer del colon, del recto, de ovario, del endometrio o de seno.
  • Historial de colitis ulcerativa (úlceras en el revestimiento del intestino grueso) o enfermedad de Crohn (Enfermedad autoinmune).
  • Ciertas condiciones hereditarias, tales como poliposis adenomatosa familiar y cáncer de colon hereditario sin poliposis

Cáncer de Recto. Signos y síntomas 


Estos y otros síntomas pueden ser causados por cáncer del recto. Existe la posibilidad de que otras enfermedades ocasionen los mismos síntomas. Se debe consultar con el médico si se presenta alguno de los siguientes problemas:

  • Cambio en los hábitos de eliminación.
  • Sangre en las heces (ya sea color rojo muy vivo o muy oscuro).
  • Diarrea, estreñimiento, o sensación de que el intestino no se limpia completamente.
  • Heces más delgadas de lo normal.
  • Incomodidad abdominal en general (dolor frecuente ocasionado por gases, hinchazón, llenura o calambres).
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Cansancio permanente.
  • Vómito

 


 

Cáncer de Recto. Detección y diagnóstico 

Examen de sangre oculta en las heces
Esta prueba examina las heces (excrementos) del paciente en busca de sangre que solo puede observarse bajo un microscopio. En una tarjeta especial se coloca una muestra pequeña de heces y se lleva al médico o al laboratorio para ser examinada.

Examen digital del recto
Examen del recto. El médico o enfermero, usando guantes, introduce un dedo lubricado en el recto para palpar nódulos o cualquier otra cosa que resulte poco común.

Enema de bario
Serie de radiografías de la parte baja del tubo digestivo. Se coloca un líquido que contiene bario (compuesto metálico de color blanco grisáceo) en el recto. El bario cubre la parte baja del tubo digestivo y se toman radiografías. Este procedimiento se conoce también como serie de la parte baja del aparato digestivo.

Sigmoidoscopia
Procedimiento para ver si dentro del recto y el colon sigmoideo (bajo) hay pólipos, áreas anormales o cáncer. Se inserta un sigmoidoscopio (un tubo delgado iluminado) a través del recto hacia el colon sigmoideo. Se pueden tomar muestras de pólipos o tejidos para una biopsia.

Colonoscopia
Procedimiento para ver si dentro del recto y el colon hay pólipos, áreas anormales o cáncer. Se inserta un colonoscopio (tubo delgado iluminado) a través del recto hasta el colon. Se pueden tomar muestras de pólipos o tejido para una biopsia.

Biopsia
Extracción de células o tejidos para estudio bajo un microscopio a fin de determinar la presencia de signos de cáncer.

 


 

Cáncer de Recto. Clasificación por etapas 

Estadio 0 (carcinoma in situ)
Se encuentran células anormales en el revestimiento más interno del recto. Estas células anormales se pueden volver cancerosas y  diseminarse hasta el tejido cercano normal. El estadio 0 también se llama carcinoma in situ.

Estadio I
El cáncer se formó y se diseminó más allá del revestimiento más interno del recto hasta la segunda y tercera capas, comprometiendo la pared interior del recto, pero no se diseminó hasta la pared exterior del recto ni fuera del recto.

Estadio II
El cáncer se diseminó fuera del recto hasta el tejido cercano, pero no se diseminó hasta los ganglios linfáticos (estructuras pequeñas en forma de frijol) que se encuentran en todo el cuerpo y filtran sustancias de un líquido que se llama linfa y ayudan a combatir las infecciones y las enfermedades.

Estadio III
El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos cercanos, pero no se diseminó hasta otras partes del cuerpo.

Estadio IV
El cáncer se diseminó hasta otras partes del cuerpo, tales como el hígado, los pulmones o los ovarios.

 


 

Cáncer de Recto. Tratamiento 

Se utilizan tres tipos de tratamiento estándar.

Cirugía
La cirugía es el tratamiento más común para todos los estadios de cáncer del recto. El médico puede extraer el cáncer del recto empleando uno de los siguientes procedimientos:

  • Escisión local: si el cáncer se encuentra en un estadio inicial, el médico puede extraer el cáncer sin hacer una incisión en el abdomen. Si el cáncer se encuentra en un pólipo (un crecimiento que sobresale de la membrana mucosa del recto), la operación se denomina polipectomía.
  • Resección: si la magnitud del cáncer es mayor, el médico hará una resección del recto (extraer del cáncer una pequeña cantidad de tejido sano circundante). Luego, el médico realizará una anastomosis (unir con costuras las partes sanas del recto, uniendo lo que quedo del recto al colon o cosiendo el recto al ano). El médico también extraerá los ganglios linfáticos cercanos al recto y los observará a través del microscopio para determinar si tienen cáncer.
  • Resección y colostomía: si el médico no puede coser el recto, hará una abertura (estoma) en una parte exterior del cuerpo para permitir el paso de desechos. Esta operación se llama colostomía. Se coloca una bolsa alrededor del estoma para recoger los desechos. A veces, la colostomía sólo se necesita hasta que haya sanado el colon, y luego se revierte. Sin embargo, el médico quizás tenga que extraer el recto entero y hacer una colostomía permanente.

Aun si el médico extrae todo el cáncer que se ve en el momento de la operación, a algunos pacientes se les puede administrar quimioterapia o radioterapia después de la cirugía para eliminar cualquier célula cancerosa que haya quedado. El tratamiento que se da después de la cirugía para aumentar la probabilidad de cura se llama terapia adyuvante.

Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento que utiliza rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para eliminar células cancerosas. Existen dos tipos de radioterapia.

La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo que envía rayos al cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radioactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca del mismo. La forma en que se administre la radioterapia va a depender del tipo y el grado de avance del cáncer que está siendo tratado.

Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento del cáncer que utiliza medicamentos para interrumpir la proliferación de células cancerosas, mediante la eliminación de las células o evitando su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra oralmente o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y afectan a células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional). La forma en que se administre la quimioterapia va a depender del tipo y el grado de avance del cáncer que está siendo tratado.