CANCEROLOGIA INTEGRAL DEL SUR
Atención Médica de Vanguardia con Visión Humana

 


 

Cáncer de Hígado. Anatomía y Fisiología

El hígado es el órgano interno más grande de su cuerpo. Se encuentra debajo de las costillas de su lado derecho justo bajo el pulmón derecho. El hígado tiene forma de pirámide y se divide en dos lóbulos: el derecho y el izquierdo. Los lóbulos se subdividen en segmentos. El hígado, contrario a la mayoría de sus demás órganos, recibe sangre de dos fuentes: la arteria hepática suple al hígado con sangre rica en oxígeno. La vena porta transporta sangre rica en nutrientes desde los intestinos.




Funciones del hígado
Descompone y almacena muchos de los nutrientes que su intestino absorbe y que son necesarios para que su cuerpo funcione.

Algunos nutrientes tienen que cambiarse (metabolizarse) en el hígado antes de que el resto del cuerpo los use como fuente de energía o para crear y reparar el tejido.

Produce la mayoría de los factores de coagulación que evitan que usted sangre demasiado cuando se corta o se lastima.

Segrega bilis a los intestinos para ayudar a absorber los nutrientes (especialmente grasas).

Desempeña una función muy importante en la eliminación de los desechos tóxicos del cuerpo.

El hígado está compuesto de diferentes tipos de célula. Por esto, se pueden formar varios tipos de tumores malignos (cancerosos) y benignos (no cancerosos) en el hígado. Las causas de estos tumores son diferentes, se tratan de maneras distintas y tienen un pronóstico (expectativa de recobrar la salud o de recuperación) diferente.

 


 

Cáncer de Hígado. Cáncer de Hígado 

El cáncer de hígado es una enfermedad en la que las células del hígado crecen fuera de control y forman un tumor canceroso. Este tipo de cáncer se llama cáncer primario de hígado. El cáncer primario de hígado se llama también hepatoma maligno o carcinoma hepatocelular. Niños muy pequeños pueden desarrollar otra forma de cáncer de hígado que se conoce como hepatoblastoma.

El cáncer que se disemina al hígado desde otra parte del cuerpo (cáncer metastásico) no es lo mismo que el cáncer primario de hígado.

 


 

Cáncer de Hígado. Factores de riesgo 

Sexo
El carcinoma hepatocelular es muchas veces más común en los hombres que en las mujeres, aunque gran parte de esto es muy probable que se deba a las diferencias en comportamientos.

Hepatitis  Viral Crónica
El desarrollo de cáncer de hígado se cree que está relacionado con la infección del virus de la hepatitis B (VHB) y el virus de la hepatitis C (VHC). Los científicos piensan que del 10 al 20 por ciento de las personas infectadas con VHB desarrollarán cáncer de hígado.

Cirrosis Hepática
Los investigadores han encontrado que las personas con otras enfermedades del hígado tienen una probabilidad más alta que el promedio de desarrollar cáncer primario de hígado. Por ejemplo, del 5 al 10 por ciento de las personas que tienen cirrosis de hígado (un trastorno progresivo que lleva a la cicatrización del hígado) eventualmente desarrollarán cáncer de hígado.

Estilo de Vida
Una investigación sugiere que los factores del estilo de vida, como el consumo de alcohol y la desnutrición, causan tanto cirrosis como cáncer de hígado.

Enfermedades metabólicas hereditarias
Ciertas enfermedades metabólicas hereditarias pueden causar cirrosis. Las personas con hemocromatosis absorben demasiado hierro del alimento que consumen. Estas personas tienen más probabilidad de contraer cirrosis debido a los altos niveles de hierro en el hígado.

Cloruro de vinilo
Estos químicos son factores de riesgo del angiosarcoma del hígado. También aumentan el riesgo de contraer colangiocarcinoma y cáncer hepatocelular, pero a un grado mucho menor. El cloruro de vinilo es un químico que se usa en la fabricación de algunos tipos de plástico.

Esteroides anabólicos
Los esteroides anabólicos son hormonas masculinas que algunos atletas utilizan para aumentar su fuerza. El uso prolongado de los esteroides anabólicos puede aumentar levemente el riesgo de cáncer hepatocelular.

Arsénico
La exposición crónica al agua potable contaminada naturalmente con arsénico, como la obtenida de algunos pozos, aumenta el riesgo de algunos tipos de cáncer del hígado.

 


 

Cáncer de Hígado. Signos y síntomas 

El cáncer primario de hígado es difícil de detectar en una etapa temprana porque sus primeros síntomas son generalmente vagos. Como con otros tipos de cáncer, esta enfermedad puede causar una sensación general de poca salud.

  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Fatiga.
  • Debilidad.

Conforme va creciendo el cáncer, los síntomas se hacen presentes y son diferentes.

  • Agrandamiento del hígado o una masa que puede ser palpada en el área del hígado (el lado derecho superior del abdomen).
  • Fiebre y náuseas.
  • Ictericia, una condición en la que la piel y lo blanco de los ojos se ponen amarillos y la orina se hace oscura.
  • Dolor persistente en el abdomen.
  • Hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen.
  • Comezón en la piel.
  • Venas agrandadas que se vuelven visibles a través de la piel.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden ser causados por cáncer primario o metastásico en el hígado, por un tumor benigno (no canceroso) en el hígado o debido a otras condiciones menos serias. Sólo un médico puede decirlo con seguridad.

 


 

Cáncer de Hígado. Detección y diagnóstico 

Debido a que los signos y los síntomas generalmente no aparecen hasta que el cáncer se encuentra en sus etapas avanzadas, el cáncer del hígado raras veces se diagnostica temprano. Los tumores pequeños del hígado son difíciles de detectar mediante un examen físico porque las costillas derechas cubren la mayor parte del hígado. Para cuando un tumor puede ser palpado, puede que ya sea bastante grande.

A los pacientes con Cirrosis (conjunto de cicatrices en el hígado) los médicos recomiendan pruebas de detección para el cáncer del hígado cada seis meses y ecografía. Sin embargo, aún no está claro si las pruebas de detección darán como resultado un tratamiento más eficaz contra el cáncer del hígado.

Análisis de sangre
Marcadores tumorales (son substancias que se encuentran con frecuencia en cantidades anormales en pacientes con cáncer de hígado.) El marcador tumoral alfa-fetoproteína (AFP) puede ser útil para ayudar en el diagnóstico de cáncer de hígado.

Ecografía (ultrasonido)
La ecografía es una prueba que usa ondas sonoras y sus ecos para crear una imagen  de los órganos internos o masas. Este estudio puede mostrar masas que están creciendo en el hígado, las cuales pueden someterse a pruebas para determinar si son cancerosas, si es necesario. 

Radiografías de tórax y de abdomen
Los estudios por imágenes utilizan rayos X, campos magnéticos u ondas sonoras para obtener imágenes del interior de su cuerpo. Los estudios por imágenes se pueden hacer por numerosas razones, incluyendo ayudar a encontrar un área sospechosa que pudiera ser cancerosas, saber cuán lejos se ha propagado el cáncer y ayudar a determinar si el tratamiento ha sido eficaz.

Angiogramas
Radiografías de los vasos sanguíneos.

Tomografía Axial Computarizada (TAC)
Radiografías puestas en orden por computadora.

 

Imágenes de resonancia magnética (IRM)
Imágenes creadas mediante el uso de un campo magnético.

Biopsia
La presencia de cáncer de hígado se confirma con una biopsia.

 

Laparoscopia
El laparoscopio, es un instrumento pequeño en forma de tubo con una luz en un extremo.  Se hace una incisión pequeña en el abdomen para poder insertar el laparoscopio. El médico podrá remover una porción pequeña de tejido durante la laparoscopia. Un patólogo examina entonces el tejido bajo el microscopio para ver si hay células cancerosas presentes.

 


 

Cáncer de Hígado. Clasificación por etapas 

Estadio I
Hay un tumor que no se ha diseminado hasta los vasos sanguíneos cercanos.

Estadio  II
El tumor se ha diseminado hasta los vasos sanguíneos cercanos ó hay varios tumores que mide menos de cinco centímetros.


Estadio IIIA, IIIB, IIIC

En el estadio IIIA, se presenta una de las siguientes situaciones:

  • Hay varios tumores que miden más de cinco centímetros.
  • El tumor se ha diseminado hasta una ramificación mayor de vasos sanguíneos cercanos al hígado.

En el estadio IIIB, hay uno o más tumores de cualquier tamaño y se presenta una de las siguientes situaciones:

  • El tumor se ha diseminado hasta los órganos cercanos además de la vesícula biliar.
  • El tumor ha atravesado el revestimiento de la cavidad peritoneal.

En el estadio IIIC, el cáncer se ha diseminado hasta los ganglios linfáticos cercanos.


Estadio IV
En el estadio IV, el cáncer se ha diseminado más allá del hígado hasta otros lugares del cuerpo como, por ejemplo, los huesos o pulmones. Los tumores pueden tener cualquier tamaño y también haberse diseminado hasta los vasos o ganglios linfáticos cercanos

 


 

Cáncer de Hígado. Tratamiento 

Cirugía
Los siguientes tipos de cirugía pueden utilizarse en el tratamiento del cáncer hepático:

  • Criocirugía: tratamiento que utiliza un instrumento para congelar y destruir tejido anormal, como carcinoma in situ. Este tipo de tratamiento se denomina también crioterapia. El médico puede utilizar un ultrasonido para guiar el instrumento.
  • Hepatectomía parcial: extirpación de la parte del hígado afectada por el cáncer. La parte extirpada puede ser una pequeña cantidad de tejido, un lóbulo completo, o una sección más grande del hígado, conjuntamente con parte del tejido sano alrededor. El tejido hepático restante realiza las funciones del hígado.

 

  • Hepatectomía total y trasplante de hígado
    Hepatectomía total y trasplante de hígado: remoción de todo el hígado y reemplazo con un hígado donado sano. Se puede realizar un trasplante de hígado cuando la enfermedad se localiza en el hígado solamente y se cuenta con un hígado donado. Si el paciente debe esperar para recibir un hígado donado, se administra otro tratamiento acorde a la necesidad.
  • Ablación con radiofrecuencia: uso de una sonda especial con electrodos pequeños que destruyen células cancerosas. Algunas veces la sonda se inserta directamente a través de la piel, para lo cual solo se necesita anestesia local. En otros casos, la sonda se inserta a través de una incisión en el abdomen. Esto se realiza en el hospital con anestesia general.


Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento del cáncer que utiliza rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para eliminar células cancerosas o evitar que crezcan. La radioterapia se administra de diferentes modos:

  • La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo que envía radiación hacia el cáncer.
  • La radioterapia interna utiliza una sustancia radioactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca del mismo.
  • La radioterapia podría administrarse conjuntamente con unos fármacos conocidos como radiosensibilizadores para hacer que las células cancerígenas sean más sensibles a la radioterapia.
  • La radiación podría dirigirse al tumor mediante la utilización de anticuerpos radiomarcados. A los anticuerpos fabricados en el laboratorio, se les añade una sustancia radioactiva. Estos anticuerpos, cuyo objetivo son las células cancerígenas, se inyectan en el organismo y la sustancia radioactiva elimina las células tumorales.

La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.

 

 


Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento del cáncer que utiliza medicamentos para interrumpir el crecimiento de las células cancerosas, mediante su destrucción o impidiendo que se multipliquen. Debido a que es posible afectar a algunas células normales, por ejemplo en la sangre y el cabello, suelen ocurrir efectos secundarios. Cuando la quimioterapia se administra oralmente o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y afectan a células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica).

Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional). A esto se le denomina quimioterapia regional.

La quimioterapia regional suele utilizarse en el tratamiento del cáncer hepático. Es posible que se coloque en el cuerpo una bomba pequeña que contiene medicamentos contra el cáncer. La bomba coloca los medicamentos directamente en los vasos sanguíneos que irrigan el tumor.

La forma en que se administre la quimioterapia va a depender del tipo y el grado de avance del cáncer que está siendo tratado.