CANCEROLOGIA INTEGRAL DEL SUR
Atención Médica de Vanguardia con Visión Humana
  

Cáncer de Colon

Anatomía el Colon

El colon y el recto forman parte del intestino grueso, que  a su vez es parte del sistema digestivo, el cual se encarga de procesar los alimentos para producir energía y eliminar los desechos sólidos del organismo.

El colon y el recto forman parte del intestino grueso, que  a su vez es parte del sistema digestivo, el cual se encarga de procesar los alimentos para producir energía y eliminar los desechos sólidos del organismo.

Una vez que la comida se ha masticado y tragado, pasa al estómago, donde se procesa parcialmente y luego es enviada al intestino delgado. Allí se descompone, se absorbe la mayor parte de los nutrientes. El intestino delgado está conectado al colon (un conducto muscular que mide unos 140 cm.).

Luego, pasa al intestino grueso, donde se termina de absorber el agua y se almacenan las heces fecales o excremento, que salen del organismo a través del ano.

Los primeros 130 cm. del intestino grueso se conocen como colon y lo que resta se llama recto.

 

El colon consta de cuatro secciones:

  • Colon ascendente, inicia en la zona de unión del colon y el intestino delgado. Se extiende hacia arriba por el lado derecho del abdomen.
  • Colon transverso, se desplaza por el cuerpo desde el lado derecho hacia el izquierdo en el abdomen superior.
  • Colon descendente, sigue por el lado izquierdo hacia abajo.
  • Colon sigmoide (por su forma de “S”), se une al recto y al ano.

 

Definición de Cáncer de Colón

El cáncer de colon y recto se origina en el colon o el recto, que son parte del sistema digestivo, también es conocido como aparato gastrointestinal (GI). En la mayoría de los casos, éste tipo de cáncer tarda algunos años en formarse y primero se presenta un crecimiento de tejido o tumor al que se le denomina pólipo o adenoma no canceroso. Esto no es más que una masa de consistencia blanda que puede convertirse en cáncer. Una vez que se considera su existencia, es porque las células localizadas en esta zona se vuelven anormales y se dividen sin control y desordenadamente, para invadir y destruir el tejido que se encuentra alrededor de ellas. Cabe destacar que también pueden expandirse y formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo

 


 

Cáncer de Colon. Factores de riesgo 

Factores de riesgo no modificables

Edad
Los adultos más jóvenes pueden padecer cáncer  de colon, aunque las probabilidades aumentan significativamente después de los 50 años de edad. Se reporta que más de 9 de 10 personas diagnosticas con cáncer colorrectal son mayores de 50 años.


Antecedente personal de cáncer de colon o pólipos en colon
Si usted presenta un antecedente de pólipos (crecimiento anormal o tumoración que surge en la mucosa del intestino), tiene un mayor riesgo de cáncer colon, especialmente si los pólipos son grandes o si son numerosos.
Si ha padecido cáncer de colon, aunque se le haya extirpado completamente, tiene más probabilidades de padecer nuevos cánceres en otras áreas del colon y del recto. Las probabilidades de que esto suceda son significativamente mayores si usted padeció su primer cáncer de colon siendo joven.


Antecedente personal de enfermedad inflamatoria del intestino
La enfermedad inflamatoria intestinal, incluyendo la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, la cual es una afección donde el colon se encuentra inflamado durante un periodo prolongado de tiempo. Las personas que han padecido enfermedad inflamatoria intestinal por muchos años a menudo desarrollan displasia. El término displasia se utiliza para describir las células en el revestimiento del colon o del recto que lucen anormales (pero no como células cancerosas verdaderas) cuando se observan con un microscopio. Estás células pueden transformarse en cáncer con el paso del tiempo.
Si usted padece la enfermedad inflamatoria intestinal, su riesgo de cáncer de colon  aumenta. La enfermedad inflamatoria intestinal es diferente al síndrome del intestino irritable, el cual no representa un riesgo aumentado de cáncer de colon.


Antecedentes familiares de cáncer de colon
La mayoría de los cánceres de colon ocurren en personas sin antecedentes familiares de cáncer colorrectal. A pesar de esto, se ha encontrado que una de cinco personas que padece cáncer de colon,  tiene otros familiares que han sido afectados por esta enfermedad.
Las personas con un antecedente de cáncer colorrectal o de pólipos adenomatosos en uno o más familiares de primer grado (padres, hermanos o hijos) tienen un mayor riesgo.
Las razones para el riesgo aumentado no están claras en todos los casos. Los cánceres que “corren en la familia” debido a genes hereditarios, compartieron factores ambientales, o cierta combinación de éstos.
Si usted tiene antecedentes familiares de pólipos adenomatosos o cáncer de colon, debe hablar con su médico sobre la posible necesidad de comenzar las pruebas de detección antes de los 50 años de edad. Si usted ha tenido pólipos adenomatosos o cáncer de colon, es importante que informe a sus familiares cercanos para que puedan notificar de esto a sus médicos y comiencen las pruebas de detección a la edad adecuada.


Factores modificables

Relacionados con los estilos de vida
Varios factores relacionados al estilo de vida han sido asociados con el cáncer de colon. De hecho, la relación que hay entre la alimentación, el peso y el ejercicio con el riesgo de cáncer de colon es una de las más fuertes para cualquiera de los tipos de cáncer.
 

Ciertos tipos de alimentos
Una alimentación con mucha carne roja (res, cordero o hígado) y carnes procesadas (salchichas y otras carnes frías) pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon. Cocinar las carnes a temperaturas muy altas (freír, asados o cocinar a la parrilla) crea químicos que pudieran aumentar el riesgo de cáncer, aunque no está claro cuánto influye en este aumento en el riesgo de cáncer de colon. Una alimentación con muchos vegetales, verduras y frutas ha sido asociada con un riesgo menor de cáncer de colon. No está claro si otros componentes alimenticios (fibra, ciertos tipos de grasas, etc.) afectan el riesgo de cáncer de colon.


Inactividad física
Si usted no está activo físicamente, tiene un mayor riesgo de cáncer de colon.  La actividad física frecuente puede ayudar a reducir su riesgo.


Obesidad
Si tiene exceso de peso, su riesgo de padecer cáncer de colon es mayor. La obesidad aumenta el riesgo de cáncer de colon tanto en los hombres como en las mujeres, aunque esta asociación parece ser mayor entre los hombres.


Fumar
Las personas que fuman por mucho tiempo tiene mayor probabilidad de padecer cáncer de colon que las personas que no fuman. Aunque es  conocido que fumar causa cáncer de pulmón, algunas sustancias cancerígenas se tragan y pueden ocasionar cáncer en el sistema digestivo.


Consumo excesivo de alcohol
El cáncer de colon ha sido vinculado al consumo excesivo de alcohol. Al menos algo de esto puede que se deba al hecho de que las personas que consumen alcohol en exceso tienden a presentar bajos niveles de ácido fólico en el cuerpo. Aun así, el alcohol se debe limitar a no más de dos tragos por día para los hombres y un trago al día para las mujeres.


Cáncer de Colon. Signos y síntomas 

La mayor parte de las personas que son diagnosticadas con cáncer de colon y recto, presentan los siguientes síntomas:

  • Cambios en la evacuación por varios días con características como diarrea, estreñimiento o adelgazamiento del excremento.
  • Sensación persistente de defecar que no desaparece aún después de haber evacuado.
  • Sangrado rectal o en las heces fecales.
  • Calambres o dolor abdominal constante.
  • Debilidad y cansancio.

Es necesario tomar en cuenta que no todos los pacientes presentan estos síntomas, incluso hay quienes no presentan signo alguno que indique la presencia de una enfermedad. Por ello se realizan diversos estudios para llegar al diagnóstico.


 

Cáncer de Colon. Detección y diagnóstico 


El diagnóstico incluye una evaluación inicial que consta de los siguientes pasos:

Exploración física completa

Se evalúan los signos vitales y después de un examen completo se incluye el tacto rectal.

Pruebas de laboratorio

Se realiza un estudio llamado biometría hemática completa, que provee información de las células de la sangre: glóbulos rojos, blancos o leucocitos y plaquetas. Se realiza la evaluación de la materia fecal para detectar sangre oculta. Adicionalmente se realizan pruebas de función renal y hepática.

Colonoscopia

Se debe practicar para examinar todo el colon y si se detecta alguna lesión será necesario realizar una biopsia, que es la toma de muestra de un tejido del cuerpo la cual se analiza en un laboratorio. Esto constituye la parte más importante del diagnóstico.

Resulta de suma importancia considerar que el paciente que se somete a esta prueba puede experimentar molestias debido a que los tres días anteriores a su realización, se debe tener una dieta especial a base de líquidos y tomar un tipo de laxante que permite la evacuación de todo el excremento acumulado en la capa interna del colon; de esta manera, se logra una mayor visibilidad del área durante el estudio.

Tomografía computarizada

Este es un procedimiento realizado a través de rayos X en el que se obtienen imágenes detalladas del cuerpo. Se toman varias imágenes mientras un aparato denominado explorador de tomografía gira alrededor del cuerpo y luego una computadora las combina para formar la imagen de una sección del cuerpo. La prueba se hace para saber si el cáncer se ha extendido al hígado u otros órganos.

Imágenes por resonancia magnética

Al igual que la tomografía computarizada, las imágenes por resonancia magnética proveen imágenes detalladas de los tejidos blandos del cuerpo. Sin embargo, este estudio utiliza ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. La energía de las ondas radiales es absorbida por el cuerpo y luego liberada en un patrón formado por el tipo de tejido del cuerpo y por ciertas enfermedades. Una computadora traduce el patrón en una imagen muydetallada de las partes del cuerpo. Un material de contraste llamado gadolinio, a menudo se inyecta en una vena antes de realizar el estudio para mostrar mejor los detalles.

Radiografía de tórax

Este examen se realiza para saber si el cáncer de colon y recto se ha propagado hacia los pulmones.

Tomografía por emisión de positrones (PET)

En este caso se emplea glucosa con un átomo radiactivo. Primero se inyecta una mínima cantidad de material radiactivo en el brazo del paciente y después se le introduce en una máquina donde una cámara especial detecta la radiactividad. De esta manera, las células cancerosas absorben el azúcar radiactivo, lo que permite que se determine si existe cáncer en zonas indeterminadas.

Marcadores tumorales

Otro de los recursos es la medición de marcadores tumorales que son sustancias que se encuentran en cantidades anormales en la sangre, orina o tejidos del cuerpo y permiten determinar ciertos tipos de cáncer como el de colon. Estos son producidos por el propio tumor o por el cuerpo en respuesta a la existencia de cáncer o ciertas condiciones benignas (no cancerosas).


El medir los marcadores tumorales tiene una gran utilidad cuando se utiliza con radiografías y otras pruebas para detectar y diagnosticar algunos tipos de cáncer. También pueden ayudar a determinar si el paciente está reaccionando favorablemente al tratamiento que está llevando y como parte del seguimiento y control para controlar la recaída. Sin embargo, dicha medición no es suficiente si se hace sola, ya que no es concluyentepara diagnosticar el padecimiento. Cabe mencionar que uno de los más comunes es denominado CEA (Antígeno Carcinoembrionario).


 

Cáncer de Colon. Clasificación por etapas 


Etapas del cáncer de colon y recto

Una vez que se descubre (diagnostica) el cáncer de colon, se harán pruebas adicionales para determinar si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo. Para clasificar el cáncer de colon en etapas, se necesita llevar a cabo un procedimiento quirúrgico, al saber la etapa en que se encuentra la enfermedad, se puede planear el tratamiento adecuado. Se emplean las siguientes etapas para clasificar el cáncer de colon.

Etapa 0 o carcinoma in situ

El cáncer de colon en etapa 0 es un cáncer en su etapa inicial. El cáncer sólo se encuentra en la capa más interior del colon.

Etapa I

El cáncer se ha diseminado fuera de la capa más interior del colon a la segunda y tercera capas y complica la pared interior del colon, pero no se ha diseminado a la pared exterior del colon ni fuera de él.

Etapa II

El cáncer se ha extendido fuera del colon a los tejidos vecinos, pero no a los ganglios linfáticos. (Los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas en forma de frijol que se encuentran por todo el cuerpo y cuya función es producir y almacenar células que combaten la infección).

Etapa III

El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos vecinos, pero no a otras partes del cuerpo.

Etapa IV

El cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

 

Recurrente

Cuando la enfermedad es recurrente significa que el cáncer ha vuelto (reaparecido) después de haber sido tratado. Puede volver al colon o a otra parte del cuerpo. El cáncer recurrente del colon a menudo se encuentra en el hígado, en los pulmones o en ambos.


 

Cáncer de Colon. Tratamiento 


Los tres principales tipos de tratamiento del cáncer de colon y recto son: cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Los tres principales tipos de tratamiento del cáncer de colon y recto son: cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Dependiendo de la etapa de la enfermedad, se pueden combinar dos o hasta tres de estos tratamientos, o es posible que se proporcionen de manera consecutiva


Cirugía de colon
La operación más común se denomina resección segmentaria o mejor conocida como hemicolectomía. El cirujano hará una incisión en el abdomen, extirpará el cáncer y una sección del colon normal, así como los ganglios linfáticos vecinos. Por lo general, se extirpa un cuarto o una tercera parte del colon, pero la porción de tejido que se extirpe dependerá de la ubicación y el tamaño del tumor. Finalmente se reconectan las secciones restantes del colon.

Si el tumor es grande y ha bloqueado al órgano o si lo ha perforado de manera que el excremento se escapa, será necesario hacer una colostomía temporal, que consiste en llevar el extremo del colon a una abertura en la parte externa del abdomen para eliminar los residuos fecales del cuerpo. Si es imposible extirpar el tumor, la colostomía podría ser permanente.

Algunas veces es posible extraer segmentos del colon y los ganglios linfáticos contiguos a través de un laparoscopio (aparato pequeñísimo conectado a una videocámara). Usando una cánula (pequeño tubo perforado en la parte media), el cirujano la ingresa al abdomen para insertar el laparoscopio a través de ésta, el especialista tiene una vista amplificada de los órganos internos en el monitor de televisión. Se insertan varias cánulas para que pueda trabajar dentro del cuerpo y extirpar parte del colon. Estas incisiones suelen ser pequeñas y cicatrizan rápidamente.

Cirugía rectal
Se utilizan varios métodos quirúrgicos para extirpar o destruir los tumores del recto. La polipectomía (cirugía para extraer un pólipo) y la escisión local se pueden usar para quitar aquellos que son superficiales o los pólipos que se encuentran localizados como masas de aspecto tumoral comúnmente en órganos como el recto y el colon, entre otros. La resección transanal local consiste en el corte a través de todas las capas del recto para eliminar aquellos que son invasivos, así como algo del tejido rectal normal circundante.

Estos se hacen con instrumentos que se introducen a través del ano, sin hacer incisión quirúrgica en el abdomen.

Si el cáncer se encuentra en la parte extrema del recto (la parte más cercana al ano), y si está creciendo hacia el músculo del esfínter (el músculo que mantiene el ano cerrado y previene el escape de heces fecales), podría ser necesario extirpar el ano y el músculo del esfínter. Esta operación se llama resección abdomino perineal (AP), el cirujano no sólo hace una incisión en el abdomen, sino que también tiene que hacer una incisión en el área perineal, la cual se encuentra alrededor del ano. Someterse a esta operación también significa que será necesario hacer una colostomía permanente para eliminar el excremento.

Si el cáncer rectal se está expandiendo hacia los órganos contiguos, una exenteración pélvica pudiera ser recomendada. Esta cirugía es muy compleja y el cirujano no sólo extirpará el recto, sino también los órganos colindantes en los que el cáncer se haya propagado, como la vejiga, próstata o útero.

Después será necesario realizar una colostomía, y si se extirpa la vejiga le hará una urostomía (abertura para la salida de la orina en la parte frontal del abdomen).

Radioterapia
La radioterapia utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Después de la cirugía, la radiación puede eliminar pequeños depósitos del tumor que no se hayan observado durante la operación. Además, sirve como paliativo si se padece cáncer avanzado que cause bloqueo intestinal, sangrado o dolor.

Este método se usa principalmente cuando el cáncer de colon está conectado a un órgano interno o a la membrana que recubre el abdomen y el cirujano no está seguro de que se haya extirpado el tumor por completo.En el caso del tumor en el recto, por lo general, se usa la radiación para evitar que regrese a la pelvis, donde comenzó el tumor.

La radioterapia externa concentra la radiación en el cáncer desde una máquina que se llama acelerador lineal. Este es el tipo de radioterapia que se recomienda con más frecuencia para las personas que padecen cáncer de colon. Los tratamientos se proporcionan 5 días a la semana.

La exposición real a la radiación es muy rápida y se procura colocar con precisión al paciente, para que los rayos sean dirigidos exactamente al tumor.

La radioterapia endocavitaria se genera de una fuente de radiación ubicada en el exterior del cuerpo. Es a base de un dispositivo operado en forma manual, que se coloca en el ano y emite radiación de alta intensidad por varios minutos.

En la braquiterapia (terapia de radiación interna) se emplean pequeñas pastillas de material radiactivo, colocadas junto o directamente en el cáncer. En algunas ocasiones se usa para tratar a las personas con cáncer de recto, sobre todo personas enfermas o ancianas que no tolerarían la cirugía.

Quimioterapia
La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos para destruir las células tumorales. Esta puede ser: 

  • Adyuvante: Se administra después de la cirugía, cuando no hay evidencia de cáncer pero existe la probabilidad de que regrese. Se usa en cáncer en etapas tempranas.
  • Paliativa:  Ayuda a encoger tumores y aliviar síntomas de un cáncer avanzado.
  • Sistémica: Emplea medicamentos contra el cáncer que se administran por vía intravenosa u oral. Estos medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y llegan a todas las áreas del cuerpo, haciendo que el tratamiento sea efectivo contra los tumores que se han propagado más allá del órgano en el cual se originaron.