CANCEROLOGIA INTEGRAL DEL SUR
Atención Médica de Vanguardia con Visión Humana
¿Que es el cáncer? 

El cáncer surge cuando las células de alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos comienzan debido al crecimiento sin control de las células anormales.

Las células normales del cuerpo crecen, se dividen y mueren en una forma ordenada. Durante los primeros años de vida de una persona, las células normales se dividen con más rapidez hasta que la persona alcanza la edad adulta. Posteriormente, las células normales de la mayoría de los tejidos sólo se dividen para reemplazar las células desgastadas o moribundas y para reparar las lesiones. Debido a que las células cancerosas continúan creciendo y dividiéndose, son diferentes de las células normales. En lugar de morir, viven más tiempo que las células normales y continúan formando nuevas células anormales.

Las células cancerosas surgen como consecuencia de daños en el ADN (Acido Desoxirribonucleico). Esta sustancia se encuentra en todas las células y dirige sus funciones. En las células cancerosas el ADN no se repara. Las personas pueden heredar ADN dañado, que es responsable de los tipos de cáncer hereditarios. Sin embargo, en muchas ocasiones el ADN de las personas se daña como consecuencia de alguna exposición ambiental como el fumar.

Recuerde que no todos los tumores son cancerosos. Los tumores benignos (no cancerosos) no se propagan y, con muy raras excepciones, constituyen una amenaza para la vida.


Síntomas específicos 

El cáncer es un grupo de enfermedades que puede causar casi cualquier signo o síntoma que dependerán de la localización y tamaño del cáncer, así como de qué tanto afecta a los órganos o estructuras a su alrededor.

Es importante saber cuáles son algunos de los signos y síntomas del cáncer, pero recuerde que el tener cualquiera de estos síntomas no significa que tenga cáncer ya que existen muchas otras condiciones que también pueden causar estos signos y síntomas.

  • Pérdida de peso inexplicable
  • Fiebre
  • Cansancio
  • Dolor
  • Cambios en la piel

Pérdida de peso inexplicable
La mayoría de las personas con cáncer experimentarán pérdida de peso en algún momento de la enfermedad. Una pérdida de peso inexplicable de casi cinco kilos (alrededor de diez libras) puede ser la primera señal de cáncer, particularmente en casos de cáncer del páncreas, estómago, esófago o pulmón.

Fiebre
La fiebre es muy común cuando se tiene cáncer, pero se observa con mayor frecuencia cuando la enfermedad es avanzada. Casi todos los pacientes de cáncer experimentarán fiebre en algún momento, especialmente si el cáncer o sus tratamientos afectan al sistema inmunológico dificultando que el cuerpo pueda combatir las infecciones. Con menor frecuencia, la fiebre puede ser una señal temprana de cáncer, como por ejemplo en caso de la leucemia o el linfoma.

Cansancio
El cansancio puede ser un síntoma importante a medida que el cáncer progresa, aunque puede presentarse en las etapas iniciales de la enfermedad, especialmente en algunos tipos de cáncer como la leucemia, o si la enfermedad causa pérdida de sangre, como sucede con algunos cánceres del colon o estómago.

Dolor
El dolor puede ser un síntoma inicial de algunos cánceres, tales como el cáncer de los huesos o el cáncer testicular. Pero la mayoría de las veces el dolor es un síntoma de enfermedad avanzada.

Cambios en la piel
Junto con los cánceres de la piel, algunos tipos internos de cáncer pueden provocar signos que pueden manifestarse en la piel. Estos cambios incluyen un oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación), adquirir un color amarillento (ictericia) o un enrojecimiento (eritema); también puede haber picazón o un crecimiento excesivo de vellos y cabello.


Metástasis 

Las células cancerosas a menudo viajan a otras partes del cuerpo donde comienzan a crecer y a remplazar el tejido normal. Este proceso, llamado metástasis, ocurre a medida que las células cancerosas entran al torrente sanguíneo o a los vasos linfáticos de su cuerpo.

Durante este proceso, cuando las células de un tumor como el cáncer del seno se propagan a otro órgano como el hígado, el cáncer continúa llamándose cáncer del seno, y no cáncer del hígado.

La metástasis es el resultado final de un proceso de varios pasos. Uno de los objetivos principales de las investigaciones sobre el cáncer es entender todos estos pasos. Este conocimiento puede resultar en mejores maneras para prevenir que la metástasis ocurra.

Las células normales se mantienen en su lugar por una sustancia llamada matriz extracelular o MEC. La matriz extracelular es algo parecido al cemento que une a los ladrillos para formar las paredes de un edificio. La mayoría de las células normales de nuestro cuerpo (excepto las células de la sangre) tienden a permanecer en su lugar. Sin embargo, las células cancerosas pueden desprenderse de la matriz extracelular y desplazarse. No obstante, el desprendimiento por sí solo no es suficiente. Las células cancerosas tienen que poder traspasar las paredes de los vasos sanguíneos o de los vasos linfáticos para viajar por el cuerpo. Luego tienen que  crecer en un ambiente distinto al del órgano en el que se originaron. Además, también tienen que estimular el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos para recibir nutrientes y oxígeno.

Algunas células cancerosas transportan sustancias que causan que se adhieran mejor a las superficies de las células de los distintos órganos. Es probable que los cánceres que tienden a propagarse a los huesos se adhieran mejor a las células de los huesos (células óseas). En otros casos, las células óseas producen alguna sustancia que causa que las células cancerosas crezcan con mayor rapidez. A medida que aprendemos más sobre estos pasos, esperamos descubrir nuevas maneras para tratar o incluso prevenir la metástasis en los huesos.

Cuando el cáncer regresa después del tratamiento en una persona que parecía haber superado la enfermedad se conoce como recurrencia. Podría ser que el cáncer regrese en estos lugares o cerca del lugar en donde se originó (recurrencia local).  En los ganglios linfáticos cercanos o en la región donde los ganglios solían estar (recurrencia regional).  En otra parte del cuerpo más alejada (recurrencia distante).

A veces el cáncer se ha propagado ampliamente al detectarse por primera vez y los doctores no pueden identificar en dónde se originó. Esto se conoce como cáncer primario desconocido.
Metástasis